Maternidad

ANEMIA

Si una mujer tiene anemia, significa que la cantidad y/o tamaño de los glóbulos rojos de la mujer es inferior a los valores normales. La anemia es una condición común durante el embarazo. Los glóbulos rojos transportan el oxígeno al organismo y al bebé. Es importante prevenir la anemia antes, durante y después del embarazo.

   

La causa más común de la anemia es la deficiencia de hierro. El hierro es un mineral que ayuda a producir glóbulos rojos. La deficiencia de hierro afecta a la mitad de todas las mujeres embarazadas. La cantidad de hierro recomendada que usted necesita se duplica durante el embarazo y pasa de aproximadamente 18 miligramos a 27 miligramos por día. La mayoría de las mujeres embarazadas ingiere esta cantidad mediante una combinación de alimentos ricos en hierro y vitaminas prenatales que contienen hierro. Algunas mujeres necesitan suplementos de hierro adicionales para mantener unos niveles normales de hemoglobina (una proteína de los glóbulos rojos que contiene hierro y transporta el oxígeno).

Es poco probable que la anemia, a menos que sea grave, sea dañina para el bebé. Pero la deficiencia de hierro se ha vinculado con un mayor riesgo de nacimiento prematuro y bajo peso al nacer. La anemia también puede hacer que se sienta más cansada que lo habitual durante el embarazo.

Qué puede hacer para prevenir la anemia
Es probable que le realicen pruebas para evaluar su nivel de anemia al menos dos veces durante el embarazo: durante su primera visita prenatal y de nuevo entre las semanas 24 y 28. Si usted tiene anemia, su profesional de salud puede que le recete un suplemento de hierro. Usted puede ayudar a reducir su riesgo de la anemia comiendo alimentos que contienen hierro a través de su embarazo. Estos incluyen:

 

  • Carnes rojas

     

  • Mariscos

     

  • Aves (carne oscura)

     

  • Cereales para el desayuno, pastas y panes enriquecidos

     

  • Avena enriquecida con hierro

     

  • Granos integrales  

     

  • Espinacas y otras verduras de hojas verde

     

  • Papas horneadas con piel

     

  • Frijoles y porotos

     

  • Pasas, dátiles, ciruelas, higos

     

Los alimentos que contienen vitamina C pueden aumentar la cantidad de hierro que su cuerpo absorbe. Por esta razón, es aconsejable que tome alimentos como jugo de naranja, tomates, fresas y toronja.   El café y el té, las yemas de los huevos, la leche, la fibra y la proteína de soya evitan la absorción de hierro.

Algunos suplementos de hierro pueden producir acidez, constipación o náuseas. Los siguientes consejos pueden ayudar a evitar o aliviar estos síntomas:

 

  • Tome las pastillas con comidas.

     

  • Empiece con dosis pequeñas y poco a poco llegue a la dosis completa. Por ejemplo, trate de tomar una pastilla por día por unos días, luego dos pastillas hasta que no sienta las molestias por esa cantidad. Aumente la cantidad de pastillas hasta que usted esté tomando la cantidad que su profesional de salud le recomendó.

     

  • Pruebe diferentes marcas para averiguar cuál le funciona mejor a usted. Asegúrese de hablar con su profesional de salud antes de realizar cualquier cambio.

     

  • Evite tomar las pastillas a la hora de dormir.

     

  • Combata la constipación aumentando la cantidad de agua que bebe y comiendo más fibra. La fibra se encuentra en los alimentos de grano integral, cereales para el desayuno, frutas y verduras.

     

 

 

 


[ Inicio ] [ Ginecología ] [ Maternidad ] [ Infertilidad ] [ Uroginecología ] [ Ecografía ] [ Prevención ] [ Cuidados del bebe ]
[ Publicaciones ] [ SEFRA ] [ IBI ] [ Clínica Alemana ] [ Dr. Kushner ] [ Contáctenos ]



Sitio desarrollado por MegaLink• © 2006 • Derechos Reservados