Parto Prematuro y enferemedad periodontal

 

La enfermedad periodontal puede variar desde una simple inflamación de las encías o gingivitis hasta una enfermedad grave capaz de dañar los tejidos blandos y los huesos que sostienen los dientes. En los casos más graves, los dientes se caen. Típicamente, la enfermedad ocurre cuando “la placa bacteriana” se acumula a lo largo y por debajo de las encías.

Si la placa no se elimina, ésta se endurece y forma unos depósitos llamados "sarro" o "tártaro", donde se alojan las bacterias que el simple cepillado no puede remover. Solamente una limpieza profesional hecha por un dentista o higienista dental logra eliminar el sarro adecuadamente; lastimosamente, en nuestro medio el acceso a los servicios dentales es aún muy bajo, lo que se podría traducir en que la enfermedad periodontal presenta una prevalencia elevada en nuestra población

   

Las causas de ese problema son múltiples y varían desde la poca disponibilidad de servicios de asistencia dental en regiones alejadas de los centros urbanos, hasta aspectos de carácter cultural que hace que los plurinacionales no seamos asiduos asistentes a un servicio dental.

Varios estudios se han realizado sobre este tema, pero el que más me llama la atención es aquel publicado en la revista  Journal de Periodonlology el 2005, donde se describe a la enfermedad periodontal como un factor de riesgo importantísimo en el incremento del riesgo de parto prematuro en madres portadoras. Otros estudios posteriores informaron que también se puede asociar a restricción de crecimiento fetal dentro del útero (bajo peso al nacimiento) y rotura prematura de membranas.
Todos esas variables aumentan la comorbilidad del recién nacido de forma significativa e incrementan su riesgo de morir.

Existen investigaciones que fueron más allá de saber cuáles son las complicaciones de la enfermedad periodontal: a un grupo de estudio lo trataron y a otro no. Los resultados fueron sorprendentes, ya que revelaron que en las pacientes que recibieron tratamiento durante el embarazo se redujeron sus riesgos y más aun si el tratamiento se lo hacía antes del embarazo, la reducción de los riesgos mencionados resultó mucho mayor. Esto significa que, como consejo preconcepcional, la visita al odontólogo y/o dentista debiera ser obligatoria.

En Bolivia no hay estudios al respecto, sin embargo, se tiene conocimiento de que la adecuada higiene bucal es unos de los factores que podría prevenir dichos cuadros y, en contrapartida, el costo es ínfimo si se compara con el tratamiento de las infecciones crónicas o con los efectos descritos de comorbilidad de los recién nacidos.

Es muy recomendable una adecuada higiene bucal, que es menester difundirla y promocionarla, ahora. No solamente porque afecta de manera directa a la salud bucal, sino que podría transformarse en una medida de salud pública de bajo costo e ideal para reducir eventos que complican la etapa perinatal

 

[ Inicio ] [ Ginecología ] [ Maternidad ] [ Infertilidad ] [ Uroginecología ] [ Ecografía ] [ Prevención ] [ Cuidados del bebe ]
[ Publicaciones ] [ SEFRA ] [ IBI ] [ Clínica Alemana ] [ Dr. Kushner ] [ Contáctenos ]



Sitio desarrollado por MegaLink• © 2006 • Derechos Reservados