Infertilidad y reproducción

SELECCIÓN DEL SEXO DEL FUTURO BEBÉ

Con las técnicas modernas es posible elegir el sexo del futuro bebé, pero en realidad, son muy pocos los casos en que medicamente sea necesario elegir el sexo de la descendencia.  Sólo está indicado elegir el sexo fetal en casos de enfermedades ligadas a un sexo determinado de los hijos, como por ejemplo la hemofilia, que la transmiten las mujeres y la padecen los hijos varones y a veces formas severas que comprometen la vida de los niños (no existen mujeres hemofílicas, sólo portadoras; los que se enferman de hemofilia son los hombres). En estos casos siempre debe existir consentimiento de los padres, porque muchas veces estas técnicas van en contra de sus convicciones religiosas o filosóficas. Estas técnicas se realizan por lo general en centros especializados en infertilidad.

   

Algunos métodos caseros de baja complejidad para la selección se sexo.


 

Se basan en que los espermatozoides Y (de hijos varones) son más rápidos y viven menos tiempo que los espermatozoides con cromosoma X (de hijas mujeres). Lo lógico sería entonces que, teniendo relaciones sexuales en la fecha más cercana a la ovulación serían mucho mayores las posibilidades de tener un bebé del sexo masculino. También aconsejan que la relación sea en una posición que permita una penetración en la vagina bien profunda y que el orgasmo de la mujer sea anterior a la eyaculación masculina. Debe haber una abstinencia previa de 3 ó 4 días antes de la fecha ovulatoria para tener relaciones sexuales.
En caso de estar buscando una niña deben mantenerse relaciones 2 ó 4 días antes de la fecha ovulatoria y evitar tener orgasmos durante el período en que tendrán relaciones sexuales, optando por la posición del misionero durante el coito. Los autores de esta técnica aseguran un éxito en el 75% de los casos. La ovulación se puede calcular con el pico de la hormona LH y mejor por seguimiento ecográfico.

 

Técnica de separación del semen.


 Este método patentado por el doctor Ericsson se basa en que el espermatozoide portador del cromosoma Y (sexo masculino) es más liviano que el portador de cromosoma X (sexo femenino). Mediante la centrifugación del esperma los espermatozoides con cromosoma Y quedarán en la parte superior del semen y completando este tratamiento con técnicas de fertilización in vitro, se llega a un éxito del 80% en la elección del sexo del bebé.

Selección de embriones.


 Este procedimiento sólo es realizado en laboratorios genéticos. Es una forma de fertilización in vitro llamada también diagnóstico pre-implantación.
Una vez que el embrión ha alcanzado el nivel multicelular (blastocisto) es posible extraer una de sus células y realizar un estudio genético para saber el sexo del embrión, lo que permite implantar sólo embriones de un determinado sexo. Algunos embriones no sobreviven a la extracción de una de sus células, pero los que sobreviven no tendrán ninguna afectación. Si se logra el embarazo la tasa (mismo que ocurren cerca del 40% de las veces) de éxito de este método es del 100%. Este procedimiento es muy costoso y no se debe realizar sino cuando existe un riesgo de enfermedades ligadas al sexo en la pareja.

Método Microsort o de la citometría de flujo.


 Este procedimiento se basa en una técnica llamada citometría de flujo. Esta técnica diferencia por espermatozoides portadores del cromosoma X (que formaran a una niña) de los espermatozoides con cromosoma Y (que formaran un niño). Después de separados los dos espermatozoides, con técnica de inseminación artificial in vitro se completa el procedimiento y se implanta un embarazo con el sexo deseado.
Este procedimiento es muy costoso pero tiene un 85% de éxito en la determinación del sexo del embrión.

 

 

 

 

 

 


[ Inicio ] [ Ginecología ] [ Maternidad ] [ Infertilidad ] [ Uroginecología ] [ Ecografía ] [ Prevención ] [ Cuidados del bebe ]
[ Publicaciones ] [ SEFRA ] [ IBI ] [ Clínica Alemana ] [ Dr. Kushner ] [ Contáctenos ]



Sitio desarrollado por MegaLink• © 2006 • Derechos Reservados