Uroginecología

INCONTINENCIA DE ORINA DE ESFUERZO O ESTRES

DEFINICIÓN 

Es una pérdida involuntaria de orina que ocurre durante una actividad física como toser, estornudar, reír o realizar ejercicio.

   

CAUSAS

La capacidad de contener la orina y controlar la micción depende de la función normal de las vías urinarias inferiores, de los riñones y del sistema nervioso. Además, la persona necesita tener la capacidad de reconocer y responder a la urgencia de orinar.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es un problema de almacenamiento de la vejiga en el cual se reduce la fuerza de los músculos (esfínter uretral) que ayudan a controlar la micción. El esfínter no es capaz de impedir el flujo de orina cuando hay un incremento en la presión desde el abdomen.

La incontinencia urinaria de esfuerzo puede presentarse como resultado del debilitamiento de los músculos pélvicos que soportan la vejiga y la uretra o debido al mal funcionamiento del esfínter uretral. El debilitamiento puede ser causado por:

  • Lesión del cerebro o del sistema nervioso (neurológica)
  • Lesión en el área uretral
  • Algunos medicamentos
  • Cirugía de la próstata o del área pélvica

La incontinencia urinaria de esfuerzo es el tipo más común de incontinencia urinaria en las mujeres.

Este tipo de incontinencia se ve a menudo en mujeres que han tenido múltiples embarazos y partos vaginales y cuya vejiga, uretra o pared rectal sobresalen dentro de la vagina (prolapso pélvico).

Los factores de riesgo para la incontinencia urinaria de esfuerzo comprenden:

  • Sexo femenino
  • Parto
  • Tos crónica (como bronquitis crónica y asma)
  • Edad avanzada
  • Obesidad
  • Tabaquismo

SÍNTOMAS

La pérdida involuntaria de orina es el principal síntoma y puede ocurrir al:

  • Toser
  • Estornudar
  • Pararse
  • Realizar ejercicio
  • Ocuparse en otra actividad física

El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y de qué tanto interfieren con la vida cotidiana de la persona.

Es posible que el médico le solicite a la persona suspender el consumo de cigarrillo (si la persona fuma) y evitar las bebidas cafeinadas (como las bebidas gaseosas) y el alcohol. A los pacientes se les puede pedir igualmente llevar un diario urinario, registrando la cantidad de veces en que orinan durante el día y la noche y la frecuencia de las fugas de orina.

Existen cuatro grandes categorías de tratamiento para la incontinencia urinaria de esfuerzo:

  • Cambios de comportamiento
  • Medicamentos
  • Entrenamiento de los músculos del piso pélvico
  • Cirugía

Los cambios de comportamiento comprenden la disminución de la cantidad de líquidos que la persona ingiere si toma mucho líquido durante el día; sin embargo, no se debe disminuir la ingesta de líquidos si se toman en cantidades normales.

El hecho de orinar con mayor frecuencia puede ayudar a algunos pacientes a disminuir la cantidad de orina que se filtra. El estreñimiento puede empeorar la incontinencia urinaria, por lo que se recomiendan tratamientos médicos o dietéticos para ayudar a mantener las deposiciones regulares.

Se ha demostrado que la pérdida de peso ayuda a disminuir los síntomas en aquellas personas que presentan sobrepeso. Algunas personas con incontinencia urinaria de esfuerzo severa pueden modificar su nivel de actividad para evitar movimientos, como saltar o correr, que pueden producir mayor fuga de orina.

Los ejercicios de entrenamiento de los músculos pélvicos, llamados ejercicios de Kegel, pueden ayudar a controlar la fuga de orina, dado que estos ejercicios mejoran la fortaleza y funcionamiento del esfínter uretral.

Algunas mujeres pueden usar un dispositivo llamado cono vaginal junto con los ejercicios pélvicos. El cono se coloca en la vagina y la mujer debe tratar de contraer los músculos del piso pélvico esforzándose por conservar el dispositivo en el sitio. Se debe usar el dispositivo hasta por 15 minutos y realizar el procedimiento dos veces al día. Al cabo de 4 a 6 semanas, la mayoría de las mujeres experimenta alguna mejoría en sus síntomas.

La biorretroalimentación y la estimulación eléctrica pueden servirles a aquellas personas que tienen problemas para realizar los ejercicios de entrenamiento de los músculos pélvicos. Estos dos métodos les pueden ayudar a identificar el grupo de músculos correcto a trabajar. La biorretroalimentación es un método que ayuda a que una persona aprenda cómo controlar ciertas respuestas corporales involuntarias.

Las sesiones de tratamiento generalmente duran unos 20 minutos y se pueden realizar cada 1 a 4 días. Se están investigando nuevas técnicas, incluyendo una que utiliza una silla electromagnética especialmente diseñada, que hace que los músculos del piso pélvico se contraigan cuando el paciente esté sentado.

Los medicamentos tienden a funcionar mejor en pacientes con incontinencia urinaria de esfuerzo de leve a moderada y comprenden:

  • Los medicamentos antimuscarínicos bloquean las contracciones de la vejiga y muchos médicos los prescriben en primer lugar.
  • Los medicamentos agonistas alfa-adrenérgicos, como fenilpropanolamina y pseudoefedrina (componentes comunes de los medicamentos para resfriados de venta libre) ayudan a incrementar la fortaleza del esfínter y mejorar los síntomas en muchos pacientes.
  • La imipramina, un antidepresivo tricíclico, funciona de manera similar a los medicamentos alfa-adrenérgicos.

La terapia con estrógeno puede aplicarse en mujeres posmenopáusicas para mejorar los síntomas de frecuencia urinaria, urgencia y ardor, y también puede mejorar el tono y el suministro de sangre a los músculos del esfínter uretral.

Sin embargo, hay controversia acerca de si el tratamiento con estrógenos mejora la incontinencia urinaria de esfuerzo. Las mujeres con antecedentes de cáncer de mama o uterino por lo general no deben usar la terapia de estrógeno como tratamiento para este tipo de incontinencia.

El tratamiento quirúrgico sólo se recomienda después de que se ha determinado la causa exacta de este tipo de incontinencia. A continuación se describen diferentes tipos de cirugías.

PROCEDIMIENTO DEL CABESTRILLO TOT O TVT

La mayoría de los médicos que tratan la incontinencia recomienda este procedimiento como la primera opción para el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo simple en las mujeres y, rara vez, se hace en hombres.

Se forma un cabestrillo tomando un trozo de tejido abdominal (fascia) o de material sintético. Este cabestrillo artificial comprime el esfínter uretral, previniendo la fuga de orina durante los movimientos de esfuerzo.

Estos procedimientos requieren una pequeña incisión quirúrgica en el abdomen y la vagina. Se han desarrollado muchos tipos diferentes del procedimiento del cabestrillo, incluyendo un procedimiento de cinta transvaginal que utiliza incisiones más pequeñas y puede llevarse a cabo como una cirugía ambulatoria.

 

 

 

 


[ Inicio ] [ Ginecología ] [ Maternidad ] [ Infertilidad ] [ Uroginecología ] [ Ecografía ] [ Prevención ] [ Cuidados del bebe ]
[ Publicaciones ] [ SEFRA ] [ IBI ] [ Clínica Alemana ] [ Dr. Kushner ] [ Contáctenos ]



Sitio desarrollado por MegaLink• © 2006 • Derechos Reservados